Como el 90% de las web, utilizamos cookies para ofrecerte una experiencia mejorada. Si sigues navegando entenderemos que aceptas su uso  Política de cookies 
| LANZAROTE |
Malpaís de La Corona
texto alternativo
Ubicación: Lanzarote

Dirección:  En el municipio de Haría

Municipio:  Haría

Este conjunto volcánico formado por el malpaís y el Volcán de la Corona, es declarado en 1987, Parque Natural por la Ley de Espacios Naturales de Canarias, ocupando una extensión de 2280 hectáreas.
Tanto el malpaís como el tubo volcánico han cumplido una función histórica de considerable importancia, pues fue usado por los aborígenes y como refugio de los pobladores de las Islas ante invasiones de piratas y moriscos.
La suave topografía, formada por las acumulaciones de lapilli, permite su fácil cultivo (vid, higueras y tuneras). Parte de este sector se encuentra modificado por el asentamiento humano en caseríos.

El Volcán de la Corona forma parte de una alineación de volcanes que sigue la dirección estructural principal de la Isla y del archipiélago (NE-SO). Los edificios volcánicos que constituyen esta alineación son la Quemada de Órzola, al Este de la Corona, y el conjunto de la Cerca, Los Helechos y La Quemadita, al Oeste.
Todos estos centros eruptivos emitieron coladas en varias direcciones, dando lugar a un gran malpaís que recibe el nombre de Malpaís de la Corona. Este sistema eruptivo pertenece a la última serie volcánica (serie IV o subhistórica). Se trata de erupciones del tipo stromboliano, las cuales se caracterizan por tener dos fases eruptivas, una primera explosiva y una segunda efusiva.

El Volcán de la Corona se eleva 250 metros sobre la meseta de Guatifay, culminado a 609 metros. Muestra un cráter principal de forma circular, de unos 450 metros de diámetro y una profundidad de 190 metros desde el borde superior y abierto hacia el NE.
El cono volcánico se forma durante la primera fase eruptiva, que fue explosiva. Durante la segunda fase eruptiva, que fue efusiva, se produjo la emisión de las lavas, la cual tuvo lugar por la base del cono volcánico.
Todas las coladas de lava emitidas por la Corona son lavas basálticas del tipo “aa” (lavas ásperas y rugosas) y lo más característico de ellas es la formación de un gran tubo volcánico, que se extiende desde la base del edificio volcánico hasta la costa, continuando por debajo del mar casi dos kilómetros más (Túnel de la Atlántida). Este tubo presenta además, en diversos tramos desplomes de su techo dando lugar a jameos.

La vegetación de este lugar pertenece al sistema matorral costero. Entre la flora podemos destacar la vid, tunera, frutales y sanalotodo. La formación vegetal dominante es el tabaibal: tabaiba dulce (desde la costa hasta los 100 m.) y la tabaiba amarga (por encima de los 100 m.) que se caracteriza por colonizar terrenos más o menos degradados, y con unas condiciones ambientales relativamente húmedas.

En cuanto a la fauna, esta es diversa y variada. Encontraremos aves, ya que Lanzarote coincide con una de las rutas migratorias, destaca la Pardela Cenicienta, el Pardillo común o la Tórtola común. Más difícil de ver es la Lechuza común, el cernícalo...

Como invertebrados destaca la babosa y, correteando entre las piedras, reptiles como el Perenquén y el Lagarto de Haría.


Anuncios publicitarios