Como el 90% de las web, utilizamos cookies para ofrecerte una experiencia mejorada. Si sigues navegando entenderemos que aceptas su uso  Política de cookies 
| LANZAROTE |
Haría
texto alternativo
Ubicación: Lanzarote

Dirección:  En el norte de Lanzarote

Municipio:  Haría

El municipio de Haría, como todos los de la isla de Lanzarote, ha tenido un triste pasado, basado en la miseria, la esclavitud y, más tarde, la emigración en busca del sustento familiar .  Por desdicha se desconoce hasta el nombre con el que los nativos denominaban a los poblados más antiguos en la época prehispánica ya que fueron los conquistadores quienes dieron a cada pueblo o paraje los nombres que les resultaban más significativos. Por ello, actualmente sólo se conservan unos pocos de los primitivos.

Se considera que el nombre de la capital municipal, Haría, proviene de tiempos de la conquista Faría, que luego fue degenerando hasta el punto que en el diccionario Teberitese le adjudica seis denominaciones: Haría, Aria, Faria, Haria, Hária y Harya.
Tuvo iglesia desde 1619, aunque un golpe de viento arruinó la edificación en 1956, dejando en pie sólo la torre.

También, como los restantes municipios lanzaroteños, fue víctima de muchos ataques y piraterías, destacando el de 1618, cuando habitantes de Teguise fueron a refugiarse en la Cueva de los Verdes, siendo traicionados. En esta fecha, según Leoncio Rodríguez, se destruyó gran parte del hermoso palmeral que enorgullece a la localidad.

El relieve determina el asentamiento de la población hacia el oeste, mayormente a lo largo de una serie de valles paralelos, que descienden del viejo macizo de Famara-Guatifay. En el litoral occidental se presentan una serie de núcleos, desde Mala hasta Órzola, lugar este último en el que se embarca hacia Caleta del Sebo en La Graciosa. En general la costa es muy variada, desde los impresionantes acantilados, con pequeñas plataformas, del sector occidental, a las zonas bajas, con algunas calas, del sector oriental.

El antiguo macizo de Famara-Guatifay, con la mayor altura insular, forma parte de la primera etapa constructiva de la isla. Ofrece la imagen dejada por el desmantelamiento erosivo en los acantilados de Famara, donde ha desaparecido la mitad del macizo, o amplios valles en U como el de Temisas o el propio de Haría. Posteriores erupciones han modificado el relieve, hasta llegar a las erupciones recientes del conjunto de La Quema- da, La Corona y Los Helechos. Esta fase de actividad volcánica transformó sustancialmente el sector noroccidental de la isla, creando un extenso malpaís.

La mayor altitud, aunque escasa, así como la orientación del relieve, determinan que sea el municipio con mayores registros pluviométricos. La mayor humedad se deja sentir en áreas con gran riqueza vegetal, caso de los riscos de Famara. Los palmerales son asimismo una nota destacada, sobre todo en la localidad de Haría.

En este municipio hay dos Parques Naturales, que recogen algunos de los más destacados atractivos de Lanzarote. En el Parque del Volcán de La Corona, destacan su cono volcánico de la Montaña Corona y su extenso malpaís, donde se señalan dentro de un largo tubo volcánico, la Cueva de los Verdes y los Jameos del Agua. De aquí parte el túnel de la Atlántida, la mayor cueva submarina de origen volcánico conocida, con una fauna muy peculiar. En la margen contraria, en los riscos de Famara se encuentra el Centro Turístico Mirador del Río que ofrece una inmejorable perspectiva del Archipiélago Chinijo.

Los distintos valles ofrecen un gran interés paisajístico, caso del de Haría, con sus miles de palmeras. Además, hay un espacio recreativo denominado El Bosquecillo (Cumbres de Famara) y se accede desde Haría por el camino Peñas del Chache.

Desde el punto de vista cultural, son de interés los puntos habitados del municipio, con su peculiar arquitectura y cuidado aseo, que dan muestra del amor de sus habitantes por su tierra. La capital municipal, la localidad de Haría, posee una bella plaza y cuenta con un Museo Sacro Popular, en el que se conservan varias imágenes y hermosos objetos religiosos para el culto. También merece una especial mención la ermita de San Juan, que data del siglo XVII. En lo que se refiere a la iglesia parroquial talló Luján Pérez una Virgen Encinta, una de las advocaciones más gratas y humanizadas de su labor plástica.

La actividad económica principal del municipio de Haría es la agricultura, en la que influye el hecho de ser el más favorecido por las condiciones climáticas debido a su orientación y relieve.

Dominan los cultivos de leguminosas, las papas, los cereales, las viñas, el millo, los ajos, la cochinilla y la cebolla, estas últimas de reciente introducción, pues eran cultivos de la zona sur de la isla. Y todos ellos se realizan en enarenados.

La propiedad de la tierra está muy repartida, separándose las parcelas por muros de piedra. Esta característica, unida a las propias de los enarenados, dificulta la mecanización del campo; el apero más moderno es el llamado diablo, junto con la tanganilla.

Parte de la población se dedica al sector turístico, ya que dentro del término municipal se encuentran algunos de los puntos atractivos de la isla como el Mirador del Río, la Cueva de los Verdes, los Jameos del Agua y algunas urbanizaciones.

En lo que se refiere a sus fiestas, la más importante es la de San Juan. Esta celebración comienza en junio, en fechas de la víspera de San Juan y duran hasta el 1 de Julio con la fiesta de El Cristo de la Sed. Para la noche de San Juan se hacen hogueras y se quema a Facundo, personaje con el que se simboliza todo lo malo que tiene que desaparecer consumido por el fuego. La bajada de la palmera es una fiesta reciente que trataba de recuperar antiguas tradiciones y que sin embargo no ha tenido continuidad en el tiempo. Ligadas a la palmera están, precisamente, algunas de las artesanías que se producen en la zona, caso de la cestería con pírgano. Otras son la cestería de junco o las rosetas de hilo.  

Interés presentan asimismo, todas las labores que giran en tomo a la cría, recolección y tratamiento de la cochinilla en Mala. El molino de viento de este pueblo, es uno de los escasos supervivientes de otra época no tan remota.


Anuncios publicitarios